Ventajas e inconvenientes de los calentadores de gas y los eléctricos

¿Cuál es mejor, un calentador de gas o uno eléctrico? Esta duda puede asaltar a muchas personas que están pensando en la posibilidad de instalarse un nuevo calentador en su casa. Y, aunque a priori, la mayoría de las personas parecen decantarse por los de gas, sobre todo en aquellas zonas en las que pueden disfrutar de gas ciudad, nunca está de más conocer a fondo las ventajas e inconvenientes que ofrece cada sistema.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta son algunas consideraciones generales. ¿Cuántas personas van a usarlo? ¿Tenemos instalación de gas o de electricidad o hay que hacerla? ¿Cuánto consumo de agua caliente solemos hacer? Responder a estas preguntas nos empezarán a indicar cuál es la mejor solución para las necesidades de una vivienda, pero hay otras consideraciones que se deben tener en cuenta.

Ventajas e inconvenientes de los calentadores eléctricos

Ventajas:

  • Seguridad: No usan combustibles fósiles, por lo son un método muy seguro para producir agua caliente. Les basta un enchufe para funcionar y su instalación es muy sencilla.
  • Mantenimiento: No necesitan pasar revisiones periódicas como los de gas ni estar sometidos a tanto controles para que estén en perfecto estado de funcionamiento.
  • Eficiencia: Los actuales calentadores no tienen nada que ver con los de hace unos años. La eficiencia energética es su bandera y garantizan un suministro de agua caliente constante con un bajo consumo energético. Si, además, sabemos elegir la temperatura adecuada del agua, el consumo será todavía más ajustado. Además, existen los programables, que solo se pondrán en funcionamiento cuando los vayamos a necesitar.
  • Funcionalidad: Si dispone de diferentes modos de funcionamiento puede adaptarse a las necesidades que se tengan en cada momento. Además, la temperatura del agua es constante.
  • Inmediatez: El agua caliente es instantánea, en cuanto se abre el grifo, el agua ya está caliente, eso si, dependiendo de la distancia que haya del calentador al grifo.
  • Sin caudal mínimo: Además, no necesita tener un caudal mínimo para que el agua caliente circule por el sistema.

Inconvenientes:

  • Limitación: Al depender de un depósito en el que el agua se caliente, si se gasta muy deprisa puede que no le dé tiempo de calentar al agua a la temperatura que se necesita. Aunque la eficiencia energética de los de última generación es muy elevada, un consumo rápido puede generar inconveniente.
  • Tamaño: Los hay de diferentes tamaños, desde los 10 litros hasta 200, aunque los de mayor capacidad ocupan mayor espacio.
  • Precio de la energía: Hay que tener en cuenta el precio de la energía, y hoy en día es más cara la electricidad que el gas natural. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, habrá que hacer muy bien los números para asegurarse de que se opta por la mejor opción.

Ventajas e inconvenientes de los calentadores de gas.

Ventajas:

  • Eficiencia: Ofrecen agua caliente constante e ilimitada y la puede usar toda la familia sin preocuparse de que se vaya a acabar.
  • Variedad: Pueden ser alimentados con gas natural, butano o propano. Y pueden ser termostáticos y de condensación, lo que disminuye el consumo energético.
  • Tamaño: Al no tener que almacenar el agua, no necesitan ser muy grandes. Los hay de tamaño pequeño pero con gran potencia.
  • Consumo: El gasto de los calentadores de gas suele ser inferior al de los eléctricos por varias razones, tanto por el precio de la energía que los alimenta como porque su consumo de energía se reduce a su tiempo de uso.
  • Tecnología: Los últimos modelos tiene incluso conexión wifi, por lo que se puede controlar a distancia sin problemas y mantenerlos desconectados si no se van a usar durante largo tiempo.

Inconvenientes:

  • Instalación: Necesitan instalación de gas y de agua, y ambas deben ser hechas por un profesional, sobre todo la del gas.
  • Mantenimiento: El usar como combustible el gas, debe tenerse mucho cuidado con hacer un correcto mantenimiento para evitar escapes o accidentes.
  • Respuesta retardada: Tardan un tiempo en empezar a calentar el agua, por lo que se aumenta el consumo energético. Además, si funcionan con bombonas de gas, estas siempre se acaban en el momento más inoportuno.

Consulta más consejos para el hogar aquí



GuinotPrunera 2017. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal