Las claves para una vivienda autosuficiente energéticamente

La preocupación por el medio ambiente y la cada vez más costosa factura energética ha hecho crecer de forma exponencial en los últimos tiempos el interés por la construcción y la rehabilitación energética de la vivienda autosuficiente.

Sin embargo, no siempre se adoptan las medidas más eficientes, ya que muchas veces se toman decisiones muy marcadas por temas económicos y se pasan por alto las soluciones que, a medio y largo plazo, van suponer un mayor ahorro energético y económico.

Las soluciones más adecuadas dependerán de varios factores, como de la situación geográfica de la casa, su orientación o su antigüedad, pero siempre hay unas normas que se deben seguir para conseguir una eficiencia energética muy elevada.

1. Aislamiento

Es uno de los factores más importantes. Las viviendas suelen tener varios puntos que influyen decisivamente en la temperatura de confort interior. Ventanas, puertas, techos o suelos son los más problemáticos, por lo que garantizar un buen aislamiento en estos puntos asegura una buena eficiencia energética.

2. Orientación

Para aprovechar el calor del sol en invierno, lo mejor es que la vivienda esté orientada al sur. Y que las habitaciones que estén orientadas al norte tengan las menos ventanas posibles.

3. Jardines

Si es posible, se pueden instalar invernaderos y conducir el calor que se produce en su interior hacia la casa. Además, los árboles de hoja caduca dan sombra en verano y no tapan el sol en inverno. Son otra buena solución.

4.  Energías alternativas

En este punto hay varias soluciones. La instalación de placas solares u otros elementos que aprovechan la energía solar para generar electricidad es una de ellas. También se pueden instalar pequeños aerogeneradores para aprovechar la energía eólica.

5. Acumuladores eléctricos

Y para almacenar la energía que producen las placas solares y el aerogenerador, unas buenas baterías. Actualmente las hay capaces de almacenar mucha más energía que hace unos años, por lo que garantizan un excelente rendimiento.

6. Biomasa

También se pueden usar combustibles que apenas generan residuos, como la biomasa. El pellet o los huesos de aceituna son excelentes para producir calor sin apenas afectar al medio ambiente.

7. Geotermia y aerotermia

Dos de las nuevas energía altamente eficientes. La geotermia es absolutamente limpia, ya que aprovecha la energía del interior de la tierra para generar calor en invierno y frío en verano. Y la aerotermia genera la energía extrayéndola del propio aire y su consumo energético es un 75 % más eficiente que el de la eléctrica.

8. Aprovechamiento del agua

La instalación de un depósito que recoja el agua la lluvia es un sistema eficaz de ahorro. El agua recogida puede tener varios usos, y si se instala una depuradora puede servir para el consumo humano. Y existen sistemas de reciclaje de las aguas residuales que debidamente purificadas son reutilizables.

9. Aire puro

Los sistemas de renovación del aire permiten mantener el aire del interior de la vivienda limpio y a temperatura de confort. Se evita tener que ventilar la casa y perder calor y, además, que entren elementos nocivos como polen, partículas contaminantes o polvo.

No es imprescindible la instalación de todos estos elementos para lograr un ahorro energético notable, pero sí hay que combinarlos eficazmente para conseguir la eficiencia energética deseada.

Consulta otros artículos de nuestra sección CONSEJOS aquí!



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies