Europa prohíbe desde este mes el uso de bombillas halógenas

Las bombillas halógenas están prohibidas en los países de la Unión Europea desde el 1 de septiembre. Una directiva de la UE estipula que a partir de ese día ya no se puede fabricar ni poner en el mercado las lámparas de este tipo a partir del 31 de agosto.

Si podrán mantenerse en los comercios las bombillas que se encuentran en stock en el momento de entrada en vigor de la directiva comunitaria, hasta que se agoten las existencias.

Con ello, los países de la Unión ponen punto final a un tipo de iluminación que se ha demostrado mucho menos eficiente y mucho más contaminante que los sistemas de iluminación eléctrica que están basados en la tecnología Led.

Las bombillas halógenas que han sido prohibidas por la UE emiten luz omnidireccional y son las típicas lámparas usadas hasta ahora de tipo estándar o de adorno. La mayoría de estas lámparas tienen el casquillo comúnmente utilizado E27 o E14 y proporcionan una iluminación genérica.

Tan solo quedan excluidas de la prohibición aquellas bombillas halógenas que tengan un uso especial y que actualmente no pueden ser reemplazadas por otras fabricadas por tecnologías alternativas. Se incluyen en este apartado las lámparas de horno, por ejemplo.

La intención de la UE es promover el uso de las bombillas Led, un sistema mucho más eficiente energéticamente hablando y que contribuye de manera sensible a la reducción del consumo eléctrico, con el consiguiente ahorro en la factura energética de familias y empresas. Además, la durabilidad de las bombillas que usan tecnología Led es mucho mayor que la que tiene las halógenas, por lo que el ahorro también es considerable por ese lado.

A esto hay que unir el aumento de la seguridad ya que las bombillas Led apenas transmiten calor, por lo que al tocarlas no se producen quemaduras. Una buena noticia para todas las personas, pero especialmente para los niños.

La prohibición de las bombillas halógenas es un nuevo paso de la UE hacia la mejora de la eficiencia energética. En el año 2012 quedó prohibida la comercialización de las bombillas incandescentes. Fue un proceso gradual que dio comienzo en el año 2009 y la Comisión Europea realizó un cálculo aproximado del ahorro anual que se iba a producir con esa decisión. Según las estimaciones de la Comisión, el ahorro energético anual era de unos 40.000 millones de kilovatios hora a partir de 2020, una cifra que equivale a la demanda eléctrica que cada año hacen 11 millones de hogares europeos.

A la hora de adquirir bombillas Led hay que tener en cuenta que el sistema de medida de watios de este tipo de bombillas es diferente al de las medidas a las que la mayoría de la población está acostumbrada. Por ejemplo, si se habla de una de las bombillas halógenas más habituales, las de 60 watios, su correspondencia en la tecnología Led es de 8 watios.

Los expertos consideran que las bombillas Led ofrecen una mejor calidad de luz y, además, son fácilmente adaptables a las nuevas tecnologías domóticas, como el control del encendido o apagado a distancia por medio de aplicaciones de internet.



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies