8 Consejos para preparar la vivienda ante la llegada del invierno

Aunque está tardando, poco a poco el frío va llegando a las viviendas. Cada vez es menos agradable mantener las ventanas abiertas, moverse en pantalón corto por casa o dormir sin echarse algo por encima. Por eso, cuando llegue la bajada repentina de las temperaturas, lo mejor es prevenir y prepararse para que no nos pille por sorpresa.

Seguir una serie de sencillos pero eficaces consejos puede ayudar a evitar pasar un mal rato por culpa del frío dentro de casa y, de paso, ayudarán a ahorrar energía y a rebajar sensiblemente las facturas.

1. Revisar la caldera

Poner a punto la caldera que alimenta el sistema de calefacción es una tarea básica cuando se acerca el frío. Ayuda a mejorar su eficiencia y a que la casa alcance una temperatura adecuada con menos gasto energético.

2. Repasar circuitos y radiadores

Igualmente, hay que purgar los radiadores y extraer las burbujas de aire de los circuitos de la calefacción. La tarea es sencilla, pero si se complica es conveniente llamar a un técnico. Una simple burbuja de aire puede convertirse en una auténtica pesadilla.

3. Asegurar un buen aislamiento

Mirar puertas y ventanas y comprobar que los sistemas de aislamiento que tienen están en perfecto estado. Observar el estado de los burletes y sustituir los defectuosos. Hay que tener en cuenta que el calor y el ambiente excesivamente seco del verano puede deteriorarlos, por lo que dejarán de cumplir su función aislante.

4. Compartimentar

Esto es, cerrar las habitaciones que no se usen, evitando de esta manera que el calor se pierda inútilmente y permitiendo que las estancias ocupadas alcancen antes el grado de confort deseado.

5. Sacar la ropa de invierno

Y no solo la que se usa para vestir. Cambiar las cortinas, poner una manta en el sofá o vestirse adecuadamente para soportar mejor el frío sin necesidad de elevar demasiado la temperatura del termostato, son medidas que ayudarán a mantener la temperatura corporal de manera natural.

6. Bajar las persianas

Cuando se vaya el sol, una manera de evitar que el frío entre en la vivienda es mantener las persianas bajadas, ya que contribuyen al efecto aislante que se necesita.

7. Ventilar lo necesario

Cuando la temperatura baja, lo mejor es ventilar lo justo y, si es posible, en las horas centrales del día, cuando el sol más calienta, aunque siempre hay que tener en cuenta a qué hora se ha encendido la calefacción. Si se pone en marcha a primera hora de la mañana, lo mejor es ventilar antes, para que el calor no se escape. Mantener las ventanas abiertas durante diez minutos es suficiente.

8. Invertir el ventilador de techo

Si se tiene ventilador, hay que invertir el sentido de la marcha. En invierno, las aspas deben girar en el mismo sentido de las agujas del reloj, de esta manera el aire caliente, que tiende a ascender, es reenviado hacia abajo.



GuinotPrunera 2017. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal