Los nuevos edificios deberán reducir su consumo energético a casi la mitad de los actuales

Los edificios de nueva construcción deberán adoptar una serie de medidas para reducir drásticamente su consumo energético. Así se hace constar en la reforma del Código Técnico de la Edificación que ha elaborado el gobierno español y que se adapta a la normativa europea sobre la materia.

Según las reformas introducidas en esta nueva legislación, los edificios de nueva construcción deberán consumir por lo menos un 40 % menos de la energía que necesitan los ya construidos con el objetivo de reducir también el impacto medioambiental del uso de la energía en los edificios.

Renovables

Este aumento en el nivel de exigencia para las nuevas construcciones tiene como objetivo la tendencia en la edificación hacia los llamados edificios de consumo de energía casi nulo. Son edificios con un nivel de eficiencia energética muy alto, con una baja demanda de energía, siendo esta cubierta en su mayor parte por energías renovables.

Estos edificios se encuentran dentro de la Categoría A en la escala de calificación energética.

Zona climática

Este tipo de exigencias se establecen dependiendo de la zona climática en la que se encuentra situado el edifico (no es lo mismo estar situado en una zona de temperaturas moderadas que en otra de clima extremo); del uso que se le vaya a dar a la edificación, bien como vivienda o destinada al sector terciario.

 

Además, en el caso de edificios ya construidos y que no están adaptados a esta nueva normativa, se establece el alcance de la rehabilitación que se debe llevar a cabo para su adecuación a la legislación.

Límites fijados

La normativa contempla los valores que deben cumplir las edificaciones respecto a características como la envolvente térmica (nivel de permeabilidad al aire, frío, calor o lluvia); los consumos energéticos que deben tener las instalaciones de calefacción y refrigeración, que deben de acotarse a los que marca el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (Rite); las normas que se deben cumplir con los sistemas de iluminación; o la capacidad de producción de energía renovable que debe tener el edificio.

Producción energética

La normativa exige que el 50 % del consumo en agua caliente sanitaria y climatización de piscinas sea de producción energética verde y producida en el mismo edificio o en su entorno.

Además, se establece que todos los edificios deben producir un mínimo de energía eléctrica de acuerdo con su volumen, independientemente de la zona en la que se encuentre y de la fuente verde con la que se consiga producir dicha energía. En este caso, la ley la producción energética con aerotermia de elevado rendimiento, además de la fotovoltaica. Eso si, en ningún caso esta producción puede superar los 100 kW.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies