Se pone en marcha una nueva moratoria para aliviar el pago de los alquileres

El Gobierno ha aprobado una prórroga en varias de las medidas que puso en marcha en su día para intentar mitigar los efectos de la crisis sobre los colectivos más vulnerables.

Entre estas medidas se encuentra una nueva moratoria de los alquileres de la vivienda habitual y las hipotecas, además de una serie de garantías de protección ante el impago de algunos suministro básico, como el agua y la luz. El plazo hasta el que se puede pedir esta prórroga se alarga hasta el próximo 30 de septiembre.

Seis meses

La una prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento, en el caso de la vivienda habitual, podrá hacerse por un periodo máximo de seis meses, durante los cuales se seguirán aplicando los términos y condiciones establecidos en el contrato en vigor. Esta solicitud de prórroga extraordinaria deberá ser aceptada por el arrendador, excepto si ambas partes deciden fijar otros términos para el contrato.

Esta prórroga extraordinaria puede permitir a los inquilinos que la soliciten alargar su contrato de arrendamiento hasta el año próximo.

De todas formas, esta medida afecta exclusivamente a los grandes propietarios, como bancos u otras entidades, o a los particulares que sea titular de más de diez inmuebles urbanos, excluyendo garajes o trasteros, o que tengan una superficie construida de más de 1.250 metros cuadrados.

Requisitos

Para poder acogerse a esta moratoria, el arrendatario deberá encontrase en situación legal de desempleado, deberá acreditar el número de personas que conviven en la vivienda, tendrá que presentar el certificado de empadronamiento relativo a las personas empadronadas en la vivienda, presentar, si es el caso, un declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral, o una declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos para considerarse sin recursos económicos suficientes.

En el supuesto de que no pudiera presentar alguno de estos documentos, se podrán sustituir por una declaración responsable que incluya la justificación expresa de los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID-19, que le impiden tal aportación.

Hipotecas

Por otro lado, también se ha ampliado el plazo para solicitar una moratoria de las deudas hipotecarias que afecten tanto a la vivienda habitual como a los inmuebles que se puedan ver afectados por el cese o disminución de la actividad económica. En este caso, se podrá solicitar hasta el 29 de septiembre y la prórroga tendrá una duración de tres meses.

Mientras dure la prórroga no se devengará interés alguno. Y aunque para la aplicación de la prórroga no será necesario ningún acuerdo entre las partes, deberá formalizarse en escritura pública que tendrá que inscribirse en el Registro de la Propiedad.

Hasta el momento, más de 200.000 personas se han visto beneficiadas por esta moratoria, lo que implica que más del 80 % de los solicitantes han podido acogerse a ella.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies