Qué traerá el 2018 al mercado de la vivienda

El sector inmobiliario afronta el año que acaba de empezar con cierto optimismo. Los datos macroeconómicos y la sede de crecimiento sostenido que se ha visto en los últimos dos años apuntan a que el sector seguirá en la senda de la recuperación, aunque las situaciones vividas en el pasado aconsejan cierta precaución.

La mayoría de los analistas se muestran optimistas respecto a lo que el 2018 deparará al sector inmobiliario por fundadas razones: la recuperación económica, el aumento del empleo y el mayor acceso a la financiación. Estos tres factores apuntan a que en este año que acaba de empezar aumentará la demanda y los precios continuarán ascendiendo, aunque todavía lejos de las cifras alcanzadas en el año 2007.

Respecto a la compraventa de viviendas, las estimaciones son optimistas tanto por lo que se refiere a las de nueva construcción como a las de segunda mano. El acceso al mercado de más personas gracias a la recuperación económica provocará un aumento en las compraventas de viviendas nuevas, que en los últimos años han estado muy por debajo de las de segunda mano.

Según los expertos, si en los últimos años el porcentaje de compras de viviendas de segunda mano era de más de un 80%, es muy probable que este año el de la compraventas de viviendas nuevas supere el 30%, un crecimiento que podría ser de más de diez puntos. De todas formas, el sector inmobiliario seguirá, de momento, sostenido mayoritariamente por las viviendas de segunda mano.

El reto para el sector es que este año se alcance por primera vez desde el inicio de la crisis la cifra de medio millón de viviendas vendidas. Aunque esta cantidad es bastante inferior a las casi 800.000 que se vendieron en 2007, supone una cantidad que rompe una barrera psicológica y que contribuirá a consolidar la recuperación del sector.

Sin embargo, el lado menos positivo es el hecho de que los salarios no están creciendo al mismo ritmo que la economía y la inflación, por lo que muchas personas a las que les gustaría comprarse una vivienda podrían posponer sus planes durante algún tiempo ya que ve que el aumento del precio de los pisos es superior al de su salario.

En cuanto al mercado del alquiler, algunos analistas apuntan a que es posible que en las grandes ciudades, como Barcelona y Madrid, el precio del alquiler de vivienda tienda a estabilizarse, habida cuenta de que el aumento en los últimos dos años ha sido destacado. Muchos jóvenes que buscan emanciparse tiene que optar por el alquiler ya que no pueden hacerlo por la compra, por lo que el mercado seguirá experimentando una gran demanda, aunque es muy probable que eso no se traduzca en un aumento significativo de los precios, sobre todo en la ciudades en las que más ha subido en los últimos años.

De todas formas, como ha quedado evidenciado en los meses pasados, el crecimiento del sector inmobiliario va a depender mucho de la zona de la que se hable. Mientras que es muy seguro que en las grandes ciudades y en las zonas de mayor atractivo turístico se producirá un aumento del precio tanto en el mercado de compraventa como en el del alquiler, será complicado que en las zonas de interior y en las comunidades con menor crecimiento económico este aumento sea tan destacado.

Más noticias del sector inmobiliario aquí



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal