Los nuevos edificios deberán reducir hasta un 80% el gasto en calefacción

Reducir el gasto en calefacción hasta en un 80%. Este es el horizonte que prevé la Unión Europea con la puesta en marcha de una nueva legislación que obliga a los edificios de nueva construcción a usar técnicas y materiales que permitan un ahorro energético importantísimo.

La nueva normativa, que deberán cumplir todos los edificios que se construyan a partir del 2020, establece que los nuevos edificios deberán tener las siguientes características:

1. Un diseño bioclimático

Para ello se deberá tener en cuenta el clima de la zona en la que se construye el edificio y se deberá orientar al sur, además de que deberá tener grandes ventanales para que la luz y el calor solar puedan penetrar en el edificio sin problemas.

2. Ventilación y corrientes de aire controladas

Un perfecto sellado de puertas, ventanas y de la estructura del edificio para impedir la entrada, o salida, del aire. Además, deberá estar dotado con un sistema de ventilación controlada que permita que la calidad del aire en el interior de la vivienda sea la mejor posible.

3. Aislamiento térmico

Una de las claves para el ahorro energético es el aislamiento térmico, tanto para el frío como para el calor. Para ello se deberán usar materiales de alta resistencia térmica y acústica, además de alta resistencia al fuego.

4. Uso de energías renovables

Los nuevos edificios deberán estar dotados de sistemas de producción de energías renovables. Placas solares, sistema de aerotermia y geotermia, que permiten ahorrar en gasto energético y limitan de forma extraordinaria la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Todo ello sin dejar de tener en cuenta el uso de materiales de la calidad suficiente en puertas y ventanas, observando los puntos más débiles de la construcción, para que impidan las pérdidas de calor o frío, dependiendo de la época del año.

Al uso de materiales tecnológicamente muy avanzados se deberán unir otro tipo de sistemas, como todos aquellos domóticos que contribuyan a reducir el gasto energético. Reguladores y temporizadores que permiten un sensible ahorro en el consumo de energías, revisiones periódicos de todos los elementos que tengan algo que ver con el consumo energético, además de la concienciación de los habitantes de una vivienda sobre el ahorro energético.

¿Te ha parecido interesante este artículo?

Aquí encontrarás todo lo que debes saber sobre el sector inmobiliario



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies