El Gobierno no actuará contra los pequeños propietarios de viviendas vacías

El Gobierno español ha asegurado que no tiene intención de actuar contra el pequeño propietario de vivienda en el marco de su lucha para potenciar el mercado del alquiler. Además, el ejecutivo que preside Pedro Sánchez tiene la intención de definir cuanto antes qué se entiende por vivienda vacía para empezar a trabajar en este segmento del sector inmobiliario.

Según ha reconocido el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el trabajo del Gobierno se hará pensando “en los que especulan con la vivienda, no en aquellos pequeños propietarios que tienen dos o tres casas”.

Entre las medidas que el Gobierno estudia poner en marcha está la de reformar la actual Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que se puso en funcionamiento en el año 2013. En esa reforma se podrían introducir cambios como volver a situar la duración mínima de los contratos en cinco años con prórrogas sucesivas de tres años.

Sin embargo, el centro de los cambios que planea introducir el Gobierno está en los incentivos fiscales tanto a los propietarios y los inquilinos. La primera medida, ya anunciada, será la de una mejora en la fiscalidad del alquiler con la regreso de la desgravación del IRPF a los inquilinos, además de reintroducir una reducción de la carga fiscal de los propietarios. De esta manera, el Gobierno confía en que muchos propietarios optarán por volver a poner sus pisos en el mercado del alquiler, esperando que eso produzca un efecto de rebaja en el precio de los alquileres.

Uno de los puntos claves puede ser la idea del Gobierno de fijar las ayudas a unas rentas máximas, que serán fijadas por las administraciones locales y que harán que el propietario pierda las ayudas fiscales si las supera.

Además, se podría volver a instaurar la medida de que el propietario podrá desgravarse el total de sus ingresos por el alquiler en el IRPF si el inquilino tiene menos de 30 años, aunque ahora se está estudiando la introducción de una modificación: esta desgravación solo se aplicará cuando los ingresos de los inquilinos sean inferiores a 20.000 euros.

Actualmente, los propietarios pueden desgravarse el 60% de los ingresos netos del alquiler, aunque esa desgravación podría desaparecer para aquellos propietarios que sitúen el precio del alquiler por encima de los baremos que marque la administración. Por contra, para aquellos que sí los cumplan, la desgravación podrá alcanzar el 70% si se han hecho obras de mejora en la eficiencia energética en la vivienda.

Más noticias inmobiliarias aquí



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies