El Ayuntamiento de Barcelona clausura más de 2.000 pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento de Barcelona ha logrado el cierre de 2.355 pisos turísticos ilegales que se anunciaban en algunas de las plataformas de alquiler de estos tipos de alojamientos. El cierre es la culminación de las negociaciones que el consistorio barcelonés ha mantenido con la plataforma Airbnb, principal anunciante de pisos turísticos.

La plataforma se comprometió hace algún tiempo a retirar de sus ofertas todos aquellos pisos turísticos ilegales, todos los que no cumplían con los requisitos exigidos por el Ayuntamiento barcelonés. La mayoría de estos pisos han aceptado el cierre de manera voluntaria, aunque algunos de ellos han tenido que ser sancionados para acabar con su cierre.

Hay que recordar que el acuerdo alcanzado hace unos meses entre el consistorio barcelonés y la plataforma establecía que esta debía detectar los pisos que actuaban de manera ilegal y retirarlos de su cartera el 1 de junio como fecha máxima.

Una vez cumplimentado este acuerdo, la preocupación del ayuntamiento barcelonés es clausurar los casi 1.800 pisos que todavía ejercen esta actividad y que han sido detectados por las autoridades. Sin embargo, algunos expertos aseguran que en la capital catalana hay cientos de pisos turísticos ilegales que continúan funcionando sin haber sido detectados por los responsables municipales.

La mayoría de los pisos ilegales que han sido clausurados estaban situados en el distrito del Eixample y Ciutat Vella, seguidos a mucha distancia por Sant Martí, Sants-Montjuïc, Gràcia, Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó, Les Corts, Sant Andreu y Nou Barris, por este orden.

El Ayuntamiento también está en contacto con otras plataformas, con menor potencial que Airbnb, para que actúen de la misma manera y faciliten el listado de los pisos ilegales y los retiren de su oferta. De lo contrario, los propietarios de los pisos se arriesgan a ser sancionados con fuertes multas económicas.

De todas formas, desde el propio Ayuntamiento se reconoce que existe cierta dificultad para detectar pisos turísticos ilegales que son gestionados por empresas especializadas en el fraude y que usan a terceras personas con contratos de alquiler legales para que acaben realquilando las viviendas a los turistas a través de redes ocultas.

⇒ Más información sobre el sector inmobiliario aquí ⇐



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies