Consejos para elegir los dispositivos domóticos más seguros

La llegada masiva de la domótica a las viviendas ha hecho que se hayan disparado los productos que se ofertan en el mercado. Desde grandes electrodomésticos a simples bombillas, actualmente todo es susceptible de ser controlado desde algún dispositivo móvil. El Internet de las Cosas (IoT) nos permite vivir permanentemente conectados con una vivienda, pero ello conlleva unos riesgos que hay que minimizar.

De hecho, la Comisión Europea ya ha empezado a llamar la atención sobre la necesidad de que las empresas pongan en marcha sistemas de seguridad que avalen que los dispositivos domóticos que llegan al mercado son los suficiente fiables para los usuarios.

Antes de que estos protocoles de seguridad se pongan en funcionamiento, es mejor seguir una serie de consejos para disminuir los riesgos:

  1. Los expertos aconsejan comprobar los permisos que damos a los elementos domóticos a la hora de configurarlos. No es bueno acudir al clic fácil en el ‘si’ cada vez que aparezca. Se deben leer las instrucciones durante el proceso de configuración y asegurarse de que el proveedor del sistema solo tendrá acceso a la información que nosotros queremos. De entrada, no podemos saber si el proveedor es lo suficientemente responsable en su sistema de almacenamiento ni lo que va a hacer con nuestros datos. Hay que elegir un dispositivo con un sistema que se conecte directamente con el proveedor en lugar de con un servidor.
  2. Aunque los datos se envíen cifrados, hay que tener cuidado ya que la seguridad también depende de dónde se almacena la IP. En el caso de que esta sea fija, el peligro aumenta. Los expertos aconsejan establecer un cortafuegos con determinadas reglas para la conexión a internet, aunque eso conlleve una mayor dificultad a la hora de manejar el sistema.
  3. Es muy importante que el dispositivo pueda actualizar su sistema operativo. Es la mejor manera de estar protegido de las vulnerabilidades que el fabricante ha ido detectando y protegiendo. Además, permiten mejorar su rendimiento. Por ello, es importante elegir aquellas marcas que se comprometen con las actualizaciones, tanto para modificar el sistema operativo como para instalar uno nuevo. Es la mejor manera que tiene un usuario de mejorar la calidad y la seguridad del producto.
  4. Elegir el protocolo adecuado. Actualmente, las ofertas del mercado permiten elegir entre varios protocolos de comunicación inalámbrica, como bluetooth, wi-fi, y los menos conocidos Zigbee y Z-Wave. Ninguno es infalible y cada uno de ellos ofrece unas características mejores o peores dependiendo de la propia instalación domótica, por lo que la elección final debe estar acorde con el tipo de instalación y funcionamiento que se requiera.

¡Consulta más noticias sobre el sector inmobiliario aquí!



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies