Barcelona suspende toda nueva licencia sobre pisos de uso turístico

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido suspender la concesión de nuevas licencias para el alquiler de pisos de uso turístico. Además, tampoco serán admitidas nuevas comunicaciones previas al inicio de nuevas actividades de este tipo en toda la ciudad.

La intención del consistorio es intentar mantener bajo control las plazas de alquiler turístico que se ofertan en la ciudad y evitar que se pueda producir un crecimiento de las solicitudes antes de que se puede regular este mercado.

Por el momento, la decisión del Ayuntamiento barcelonés tiene fecha de caducidad, noviembre de 2020. Hasta entonces se intentarán poner en marcha las modificaciones necesarias para regular el funcionamiento de este sector.

Habitaciones en alquiler

La estricta regulación que desde el Ayuntamiento se ha hecho para controlar el número de pisos turísticos en la ciudad ha provocado el aumento desmesurado del llamado negocio de alquiler de habitaciones.

Se trata de una actividad legal por la que el propietario y habitante de una vivienda alquila alguna de sus habitaciones para aumentar sus ingresos. Sin embargo, esta actividad ha dejado de ser un pequeño negocio que ayudaba a complementar los ingresos de una familia y se ha convertido, prácticamente, en el mismo alquiler turístico que se ha intentado regular.

De hecho, son muchos los casos conocidos en los que una persona simula alquilar un piso para vivir cuando, en realidad, lo convierte en un piso de alquiler turístico por habitaciones logrando un enorme beneficio sin que propietarios ni administración puedan hacer nada para evitarlo.

Situación alegal

Desde el propio Ayuntamiento se reconocer que esta es una situación alegal, por lo que es complicado que se puedan adoptar las medidas oportunas para acabar con él. De hecho, el propio consistorio calcula que en la ciudad hay más de 9.000 pisos que se dedican al alquiler de habitaciones

Además, el sector está a la espera de que la Generalitat elabore el decreto que acabará regulando este tipo de negocios, un decreto que todavía está en fase de estudio y, por el momento, las posiciones entre lo que pretende el gobierno y lo que quieren el Ayuntamiento están muy alejadas.

Sentencias

A esto hay que unir que ya son varias las sentencias en contra el PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos) del consistorio barcelonés, lo que está provocando que los propietarios de pisos turísticos hayan empezado a presentar reclamaciones y peticiones de nuevas licencias que prosperarían en el caso de que el plan fuera definitivamente anulado por la justicia.



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies