Barcelona cierra un año récord en inversión inmobiliaria

La inversión inmobiliaria en la ciudad de Barcelona ha logrado batir, durante 2019, su récord histórico. El balance final señala que la capital catalana ha recibido más de 2.800 millones en inversión. Esto supone un volumen un 44 % superior a lo invertido en el año anterior, en el que la inversión también alcanzó cifras muy elevadas.

Esta cifra se ha alcanzado sobre todo gracias a la realización de varias operaciones de gran envergadura, cada una de las cuales ha supuesto una inversión que ha superado los 100 millones de euros.

La razón de este tipo de operaciones hay que buscarla, según exponen los analistas, en el hecho de que en la ciudad existe una oferta muy baja, incapaz de atender la demanda existente. Por ello, los precios de algunos inmuebles han visto incrementado su valor.

Razones

Otras de las razones que explican este aumento es que existe, a nivel internacional, una gran liquidez monetaria y unos tipos de interés muy bajos. A esto hay que unir que los inversores que han optado por estas inversiones buscan operaciones de riesgo bajo.

Por ello aunque según los analistas la rentabilidad de este tipo de inversiones está por debajo de la que se obtiene en otros mercados, la existencia de bajos tipos de interés y el hecho de que los contratos de los edificios de oficinas suelen ser por un plazo de cinco años garantiza una rentabilidad suficiente.

Otro factor tener en cuenta es el interés de algunas empresas tecnológicas por establecerse en Barcelona, que ha llevado a algunos inversores a adquirir activos con vistas a la instalación de algunas de estas grandes empresas.

Además, los expertos aseguran que la situación de inestabilidad política que se ha vivido en los últimos tiempos en la capital catalana apenas ha influido a la hora de que los inversores hayan optado por llevar a cabo inversiones inmobiliarias en la ciudad.

Oferta limitada

Los analistas consideran que el gran problema en el futuro a corto plazo es la escasez de oferta para que los grandes inversores continúen apostando por Barcelona. De hecho, algunos apuntan a que difícilmente se podrá atender la demanda que hay en el mercado internacional para adquirir activos inmobiliarios en la ciudad, lo que puede provocar que los inversores opten por apostar por otras ubicaciones.

También hay que tener en cuenta que las inversiones pueden verse afectadas por la moderación en el ciclo alcista que se ha visto favorecido por la recuperación económica internacional de los últimos años.

Por ello, los analistas apuntan a que difícilmente se verá a corto plazo un año con un volumen de inversión tan alto como el 2019, sobre todo si los grandes fondos internacionales no ven activos inmobiliarios interesantes.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies