8 trucos para dormir más fresco en las noches de calor intenso

El calor ha llegado de repente tras una primavera lluviosa y más fría de lo habitual. Y con las altas temperaturas han llegado también los problemas para conciliar el sueño y descansar convenientemente.

Y aunque no hay soluciones mágicas, seguir una serie de consejos puede ayudar a que el calor se mantenga alejado de los dormitorios y permita descansar algo mejor.

1. Movimiento de aire

Tener un ventilador a mano siempre ayuda, aunque hay que procurar que el aire que mueva no sea caliente. También hay que tener en cuenta que en el caso de que sea un ventilador de techo, se deberá elegir la opción de verano, para que sus aspas empujen el aire hacia abajo.

2. Entradas de calor

Hay que acordarse de cerrar siempre las ventanas y bajar las persianas en las horas más calurosas del día. Hay que evitar al máximo que el calor entre en la vivienda. Por eso hay que ventilar a primera hora de la mañana y, el resto del día, todo bien cerrado, para volver a abrirlo cuando el sol se haya ocultado. Entonces hay que dejar que corra el aire fresco de la noche.

3. Impedir la entrada de los rayos de sol

Y si se tienen toldos, bajarlos para que el calor de los rayos de sol no llegue a tocar las paredes de la vivienda, Hay que tener en cuenta que un toldo puede reducir hasta en un 65% la entrada de calor. Además, hay toldos que se adaptan a cualquier tipo de ventana o balcón, de calidades y precios muy diferentes. Siempre hay que tener en cuenta que depende de la calidad de la tela del toldo la resistencia a dejar pasar el calor será mayor o menor.

4. Cerramientos

Las ventanas de doble cristal no solo van bien para el invierno. En verano impiden la transmisión del calor al interior de la vivienda, aunque no que los rayos del sol la atraviesen. Por eso es mejor evitar que les dé el sol directamente. Eso se puede hacer con una persiana o un toldo.

5. Seres vivos que refrescan

Las plantas son un buen sistema para refrescar, tanto si están fuera como dentro de la vivienda. Regarlas cuando cae la noche servirá para transmitir una sensación muy agradable de frescor. Y durante la noche ayudarán a refrescar el ambiente.

6. Electrodomésticos que acaloran

Procurar usar lo menos posible los electrodomésticos en las horas de más calor. Todos contribuyen a subir la temperatura, aunque sea muy poco. Si es posible, no usar el horno y, si se hace, en horas de poco calor.

7. La solución rápida

Y si se quiere, se puede dar una ligera ducha, pero mejor con agua fría, ya que el agua caliente produce vapor de agua y eso sube la temperatura de las habitaciones.

8. El último recurso

Siempre queda, como último y socorrido recurso, usar el aparato de aire acondicionado, aunque no es muy aconsejable hacerlo mientras se duerme. Se puede refrescar un poco la habitación antes de irse a dormir, pero no se debe mantener encendido toda la noche.

¡Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener unos dulces y menos calurosos sueños!



GuinotPrunera 2018. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies