Ventajas y desventajas de colocar césped artificial en una terraza

La disponibilidad en una vivienda de un espacio exterior en el que poder evadirse supone un alivio para muchas personas. Un pequeño balcón o una terraza bien acondicionados ofrecen una salida que merece la pena cuidar.

Sin embargo, siempre puede surgir alguna duda  a la hora de escoger qué materiales son los más adecuados para conseguir un ambiente agradable sin estar obligado a unos cuidados excesivos.

Una de las decisiones que suele resultar más complicada de tomar es si nos decidimos por apostar por poner césped natural o artificial. Aquí explicamos las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Coste inicial

Dos son los aspectos que en mayor medida marcan la diferencia entre uno y otro: el coste y los cuidados.

En principio, el coste inicial del césped artificial es superior al del natural. El primero necesita de una superficie llana para su instalación, mientras que el segundo necesita tierra, semillas, agua… y tiempo para crecer. De todas formas hay que tener en cuenta que a la larga suele resultar más barato el artificial que el natural, sobre todo por lo que se refiere a los cuidados.

Mantenimiento

Por lo que respecta al mantenimiento, resulta evidente que el del artificial es mucho menos oneroso, aunque también requiere cuidados. Hay que tener en cuenta que por los materiales con los que está fabricado es susceptible de resultar manchado. Si hay niños en la casa hay que poner especial atención ya que una mancha que no se puede quitar puede estropear el conjunto.

También hay que tener especial cuidado en que no caigan objetos pesados sobre el césped artificial, ya que pueden producir roturas que con el tiempo acaban por convertirse en irreparables. Por contra, suele ser resistente a los cambios climatológicos y a las temperaturas extremas.

Por lo que respecta al césped natural, sus cuidados suelen ser bastante más complicados. Además del riego regular, con el gasto de agua que conlleva, hay que procurar cuidados para evitar plagas y enfermedades que pueden afectarle muy seriamente. O para reducir el riesgo de proliferación de ácaros e insectos que pueden resultar molestos para las personas. También hay que cortarlo de vez en cuando y quitar hojas o elementos que eviten que le dé el sol.

Apuesta natural

Sin embargo, para muchas personas siempre es mejor una apuesta natural que una artificial. El olor a naturaleza, el verdor natural, el frescor que transmite son elementos que hacen que mucha gente prefieran el natural al artificial.

Además, en la actualidad hay suficientes variantes de semillas de césped para poder elegir la más adecuada a las necesidades del terreno en el que se vaya a plantar. Los hay que aguantan mejor el frío o el calor, que son menos susceptibles de sufrir determinadas enfermedades o los ataques de ciertos animales, que requieren menos consumo de agua y menos cuidados, etc.

También se puede incluir entre las ventajas del césped natural el tacto que se siente cuando se camina por él descalzo, mucho más suave que cuando se trata de césped artificial.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies