Llegan los edificios inteligentes… con un cerebro virtual

La inteligencia artificial se abre paso en el mundo de la construcción de edificios. Dotar a un edificio de un cerebro virtual capaz de adecuarse a las necesidades de sus habitantes ya es una realidad que no tardará en generalizarse en las construcciones del futuro.

El primer edifico inteligente dotado de un cerebro virtual se pondrá en marcha en Berlín. Se trata de un edifico de oficinas con una estructura y un diseño impactantes debido a sus formas geométricas y a su recubrimiento de cristal.

Sin embargo, el verdadero valor del edificio está en su interior. Los diseñadores han creado un sistema que es capaz de gestionar el funcionamiento del edificio de acuerdo a las necesidades de cada una de las personas, o grupo de personas, que se encuentra en su interior. El cerebro virtual gestiona los recursos en base a la mayor eficiencia energética del edificio.

El cerebro virtual recibe toda la información que genera el edifico, desde el número de personas que hay en su interior, en cada planta y en cada habitación, para optimizar los recursos. Analiza en tiempo real el comportamiento de cada persona para conocer sus preferencias y, de acuerdo con ello, es capaz de adecuar una habitación a dichas preferencias.

El sistema también contribuye a mejorar la seguridad. Al tener conocimiento constante de en qué lugar se encuentra cada persona, es capaz de implementar planes para el caso de que se produzca una situación de emergencia. El cerebro virtual puede, por ejemplo, bloquear o desbloquear puertas y ventanas en el caso de que por una emergencia sea necesario evacuar el edificio de manera rápida.

edificio inteligente

Además, el sistema aprende en qué partes del edificio se concentra el mayor número de personas en cada momento. Con ello es capaz de distribuir las necesidades energéticas atendiendo a los lugares en los que se debe aportar más o menos calor o frío, según las exigencias de las personas.

Gracias al uso de este cerebro virtual, las llaves físicas desaparecen y los usuarios del edificio puede ingresar en él sencillamente usando su teléfono móvil, lo que les permite acceder al edificio y al aparcamiento con total seguridad simplemente con acercarse a las puertas.

Entre otras funcionalidades, el sistema permite reservar salas de reuniones, de manera remota y con tiempo de antelación, controlando de la misma forma aspectos como la climatización o la iluminación de la sala. En este caso, el propio sistema puede aconsejar al usuario el uso de otra sala atendiendo a asuntos como la mejor eficiencia energética.

Otro aspecto importante hace referencia a la fachada. Realizada en cristal, cuenta con una doble capa que permite la entrar de luz natural y el sistema es capaz de transferir el calor exterior de unas zonas a otras dependiendo de las necesidades específicas de cada una de ellas.

Además, el cerebro virtual está preparado para trabajar con una amplia variedad de los estándares de los sistemas electrónicos y domóticos más habituales.



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies