Llega el asistente virtual para la vivienda. Aprende y se adapta a las costumbres de las personas

La llegada de la inteligencia artificial al mundo de la domótica es una realidad y está empezando a cambiar los conceptos que hasta ahora se consideraban básicos en el Internet de las Cosas (Internet of Things, IOT). Conceptos que llevan a un nivel superior la domótica y que pueden permitir un mayor control sobre los elementos de una vivienda sin necesidad ni siquiera de estar pendiente ni del móvil ni de ningún otro aparato.

Los últimos avances en este sector apuntan a que la inteligencia artificial convertirá una vivienda en una casa inteligente, que conocerá las costumbres de sus ocupantes y que se adaptará a las necesidades de cada momento.

La empresa Smart IoT Labs ha desarrollado un nuevo concepto uniendo la inteligencia artificial con los hogares inteligentes. De esta unión ha nacido Miranda, el primer asistente virtual que es capaz de aprender los hábitos de las personas que viven en una casa y adaptar sus funciones a las necesidades que en cada momento pueden tener.

El concepto sobre el que se basa el desarrollo de Miranda se centra en tres ejes: de la interactividad de manera remota se pasa a la interactividad automática; la proactividad y la autonomía; y la privacidad y la seguridad de las personas.

La empresa ofrece un kit que se compone de tres partes esenciales:

  • El cerebro de Miranda, que puede integrar al asistente en una nueva red o en una red ya existente.
  • Los sensores encargados de recopilar los datos y ‘entrenar’ los algoritmos para saber qué está ocurriendo para llevar a cabo el aprendizaje.
  • Y los dispositivos inteligentes que interactúan con el sistema.

Para evitar incompatibilidades, Smart IoT Labs ha creado un asistente que se adapta a los sistemas que hay en el mercado y a los que pueden llegar en el futuro.

Además, son los propios usuarios los que deciden si Miranda se conecta o no a internet, algo que no afecta ni a su rendimiento ni al funcionamiento del sistema.

Pero el asistente Miranda no aprenderá solo de la experiencia de los usuarios. Estos podrán intervenir y corregir sus actuaciones para adaptarla a los cambios, además de que Miranda puede hacer sugerencias o avisar de la presencia de personas extrañas en la vivienda.

Además, conforme Miranda va aprendiendo va perfeccionando su actuación y desbloqueando niveles de inteligencia, lo que le permite tener cada vez más autonomía a la hora de llevar a cabo sus funciones.



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies