La elección de un toldo ayuda a ahorrar energía y a hacer más confortable una vivienda

Uno de los sistemas más prácticos para reducir el impacto de los rayos del sol en el interior de una vivienda es, sin duda, el toldo. Aunque se trata de un elemento externo que modifica la visión de la fachada de una vivienda, sus beneficios compensan con creces el impacto visual que puedan llegar a tener.

Además de ofrecer protección contra los rayos del sol, los toldos tienen otra serie de ventajas para los usuarios.

El hecho de evitar que los rayos del sol entren en una vivienda permite reducir el consumo de energía. Al no entrar tanto calor en la vivienda no es necesario encender el aire acondicionado durante tanto tiempo.

Además, a diferencia de las persianas, que se deben cerrar completamente para evitar la entrada de los rayos del sol, no es necesario extender completamente un toldo, por lo que permite la entrada de la luz evitando que los rayos penetren en la vivienda.

Impidiendo que los rayos entren en una vivienda, se evita que afecten a los muebles de interior, sobre todo si son de madera, que pueden sufrir decoloración por los efectos de los rayos solares. Igualmente pueden proteger los muebles de una terraza si los colocamos bajo la protección del toldo.

También ayuda a mantener una mayor intimidad dentro de una vivienda sin necesidad de cerrar las cortinas o bajar las persianas. Tanto durante el día como durante la noche, un toldo extendido mantiene las miradas indiscretas lejos del interior de una vivienda.

La elección del toldo que más se adapte a las necesidades de una vivienda va a depender de factores como la orientación de la vivienda o el tamaño de la zona que se quiera cubrir, entre otros. Si se vive en una comunidad de vecinos, hay que tener en cuenta que se deben respetar los acuerdos de la comunidad, si los hubiera, en esta materia.

La elección del tejido del que está hecho el toldo es importante, tanto por su durabilidad como por su eficiencia, ya que dependiendo de la tela se puede ayudar a reducir la entrada de calor en una habitación hasta en un 50 %.

Los hay de tejido microperforado, resistente y que evita la acumulación de calor bajo el toldo; de poliéster, resistente a la rotura pero que puede verse afectado por los rayos ultravioletas; y los de materia acrílica.

Además de formas y colores varios, se puede elegir entre los toldos manuales o los eléctricos, que tienen la ventaja de que pueden ser controlados por medio de sistemas domóticos que los desplegarán o plegarán según las necesidades programadas por el usuario.

¡Consulta más consejos y novedades aquí!



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies