Consejos para evitar los robos en una vivienda durante las vacaciones

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y quien más quien menos ha programado alguna salida. Sea para una semana o para un mes, son muchas las personas que dejarán sus viviendas vacías durante unos días. Y eso lleva implícito el riesgo de que a la vuelta algunas personas se encuentren con una desagradable sorpresa.

Las estadísticas apuntan a que más de las mitad de los 100.000 robos que cada año se producen en viviendas en nuestro país tiene lugar durante las vacaciones veraniegas, por lo que es especialmente en este periodo cuando se deben extremar las medidas de seguridad.

Aquí van una serie de consejos que ayudarán a ahuyentar a los amigos de lo ajeno:

1. Puertas y ventanas.

Son los puntos de acceso a la vivienda, por lo que deben estar debidamente reforzados. Si es posible, instalar una puerta blindada. Si no, colocar una cerradura de seguridad con escudo protector incluido, si es antibumping mejor, y reforzar las bisagras. No olvidar nunca cerrar la puerta con llave para evitar que se abra con el truco del resbalón, usando una radiografía o cualquier otro plástico duro. En cuanto a las ventanas, dejarlas bien cerradas y con las persianas bajadas, pero no del todo, para que no sea evidente que la vivienda está vacía.

2. Simuladores de presencia.

Son los típicos programadores que pueden encender y apagar las luces a determinadas horas, poner en marcha la televisión o subir y bajar las persianas, si se hace con motor eléctrico. Pero es conveniente hacerlo a las horas habituales en que las personas están en la vivienda, de lo contrario el efecto puede ser el contrario al pretendido.

3. Detectores y alarmas.

La domótica pone al alcance de las personas decenas de sistemas que ayudan a proteger las viviendas. Ya no resulta excesivamente caro colocar detectores de presencia y alarmas conectadas al teléfono móvil. Su presencia no solo sirve para detectar posibles robos y permite avisar a la policía, también ayuda a conocer el estado general de la vivienda, si hay fugas de agua o humo, etc.

4. Cuidado con las redes sociales.

No dar publicidad en las redes sociales a los días en que vamos a estar fuera. Ni hablar de ello mientras se está fuera de casa, ya habrá tiempo a la vuelta de las vacaciones. Todo lo que sea dar pistas a los ladrones, es una mala idea.

5. Personas de confianza.

Parientes, amigos o vecinos de máxima confianza. Son las únicas personas a las que se puede comunicar un viaje de vacaciones. Sobre todo para pedirles que mantengan vacío el buzón y si es necesario que de vez en cuando se den una vuelta por la vivienda para ver que todo está en orden.

6. Objetos de valor.

No dejar objetos de valor en la vivienda. Si los ladrones logran entrar, que no se lleven cosas valiosas. Si no hay otra opción, fotografiar los objetos, guardar las facturas de compra y esconderlos en el lugar más seguro posible. Es conveniente anotar los números de serie de los electrodomésticos.

7. Atentos al teléfono.

Si hay teléfono fijo en la vivienda, desviar las llamadas al móvil para evitar que si alguien llama, suene permanentemente. No desconectar el timbre de la puerta, es una señal inequívoca de que no hay nadie en la vivienda.

¡Consulta más noticias sobre consejos y novedades aquí!



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies