Consejos para elegir el mejor sistema de aire acondicionado para una vivienda

El calor del verano llega a ser insufrible dentro de algunas viviendas. Dependiendo de la orientación, el sol puede dar de lleno en las horas más calurosas del día y convertir una vivienda en un auténtico horno, sobre todo cuando llegan las temidas olas de calor.

Para intentar reducir ese impacto, se puede poner un sistema de aire acondicionado adecuado a las necesidades de las personas y a las de la vivienda. Depende de los metros cuadrados que se quieran refrigerar o de la temperatura o del tiempo que se vaya a usar. Existen en el mercado multitud de opciones, por lo que antes de decidirse por uno de ellos es importante conocer las características técnicas de cada sistema de aire acondicionado y sus requisitos de montaje

Estos son los más habituales:

– Portátil. Son fáciles de usar ya que están compuestos de una sola unidad. Son los conocidos popularmente como pingüinos. No necesitan instalación, tan solo una salida al exterior para la extracción del aire caliente. Su eficacia es limitada ya que tienen menos capacidad de enfriamiento. Además no son muy eficientes energéticamente.

– Compacto. Están formados por una sola unidad. Suelen instalarse en ventanas o puertas de balcones. Su mayor inconveniente es el ruido ya que el compresor está en la misma unidad que se encuentra dentro de la vivienda.

– Partido. Son los más utilizados, Y dentro de este sistema hay varios formatos:

– Split: es el más popular. Consta de dos unidades, una interior y otra exterior. La interior es tipo mural y puede colocarse tanto en el techo como en la pared. Es importante elegir bien el lugar en el que se instala para que su eficacia sea completa. Puede ser con o sin bomba de calor. Son ideales para viviendas con pocas habitaciones.

-Multisplit: Sistema en el que con un solo aparato exterior se pueden manejar varios aparatos interiores, por lo que se puede refrigerar toda una vivienda con un solo aparato exterior. Eso sí, todos los interiores deben estar conectados con el exterior, por lo que si los conductos no pueden hacerse sobre techo, se verán por toda la vivienda. Son un sistema idóneo para viviendas con muchas estancias y sirven tanto para refrigerar como para calentar.

– Cassette: Es el tipo split que tiene una unidad en el techo que tiene salidas por los cuatro costados. Ofrece más potencia y capacidad de refrigeración, pero es más habitual para oficinas y locales comerciales que para viviendas.

– Por conductos. Son aquellos que distribuye el aire por toda la vivienda por medio de conductos que se abren por medio de rejillas en cada una de las estancias. Son más complejos de instalar, sobre todo en las viviendas ya construidas, y más caros de mantener, aunque permiten climatizar cada una de las habitaciones a gusto del consumidor.

A tener en cuenta

Antes de optar a cualquier de estos sistemas, hay que tener en cuenta varios factores.

En primer lugar, el aspecto económico. Tanto el precio del aparato, como su coste de mantenimiento o su consumo energético deben adaptarse a las necesidades de las personas que lo vayan a usar.

En segundo lugar, el nivel de ruido. Eso es importante tanto para las personas que están en el interior de la vivienda como para los vecinos. Si se usa de noche, hay que tener en cuenta que su ruido puede resultar molesto para los vecinos que duerman con las ventanas abiertas como para los niños con un despertar fácil a causa del ruido.

Y en tercer lugar, las dificultades para su instalación, sobre todo de la unidad exterior. Hay que tener en cuenta que si esa unidad está instalada en un lugar de acceso complicado, las posibles reparaciones serán más costosas.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies