Cómo revalorizar una vivienda haciendo las reformas precisas

A la hora de poner en venta una vivienda, el propietario debe valorar si su estado es el ideal o bien es mejor hacer alguna reforma, mayor o menor, que le permita aumentar el precio de venta.

Sin embargo, a la hora de afrontar una reforma de estas características hay que valorar diversos factores. Primero, si el coste de la misma podrá ser recuperado con el precio de venta; segundo, si es mejor una reforma integral o parcial; y tercero, si el estado general del edificio aconseja llevarla a cabo.

Prioridades

Lo primero que se debe hacer es establecer una serie de prioridades. ¿Es conveniente reformar la instalación eléctrica y la de agua? ¿O es mejor centrarse en mejorar la eficiencia energética  de puertas y ventanas?

Algo que parece evidente a la hora de hacer una reforma interior es que se debe mejorar el aspecto de la vivienda Los compradores, muy probablemente, buscarán luminosidad y superficie.

Lo primero se logra pintando las paredes en tonos claros, que dan apariencia de luz y espacio. Una técnica sencilla que ayuda a mejorar el aspecto de la vivienda.

Más complicado, pero más efectivo, es la sustitución de paredes opacas por mamparas de vidrio en aquellos lugares en los que ello permita una mayor luminosidad. No suele resultar muy conveniente llevar a cabo reformas en paredes exteriores. Es mejor evitarlas tanto por los permisos que hay que obtener como por su coste.

Además, la instalación de la iluminación adecuada ayuda a dar la sensación de luminosidad y amplitud, por lo que también es aconsejable actuar en este aspecto.

La cocina y el baño suelen ser dos estancias que los compradores interesados valoran, aunque pueden suponer un coste elevado. Si su aspecto no resulta atractivo o se ven como poco higiénicos o eficientes pueden verse como un hándicap por el posible comprador.

Aprovechar el espacio

Por lo que respecta a la superficie, reducir los metros cuadrados del pasillo para dar mayor amplitud a otras estancias es otra buena solución que también permite aumentar la superficie útil de la vivienda.

Para ello es aconsejable hacer un proyecto de arquitectura que permita dimensionar las estancias de manera adecuada. Ello permitirá respetar las medidas mínimas aconsejables para cada una de las estancias. No es lo mismo el salón que la habitación de matrimonio o las de los hijos.

Eficiencia energética

Un aspecto clave. Hay que tener en cuenta que es necesario obtener un certificado energético para poder vender la vivienda. Y que ese certificado es muy importante para obtener un precio de venta adecuado.

Por ello es importante procurar que la vivienda cuente con ventanas que aseguren un perfecto aislamiento del exterior. La instalación de ventanas y puertas de balcones con vidrios con cámara y baja emisividad garantiza ese aislamiento.

Hay que valorar que la estanqueidad de la carpintería exterior y el espesor del aislamiento de la fachada influyen en el precio final.

Precio adecuado

Para ajustar el presupuesto, lo mejor es analizar punto por punto todas las opciones.

Por ejemplo, eliminar una estancia que se considera prescindible permite optimizar gastos, ya que se tendrá que instalar una  puerta menos. O recurrir a soluciones estándares para almacenaje o instalación de altillos en los lugares de paso o de falsos techos en baño y cocina.

Antes de emprender una reforma de estas características hay que estudiar al detalle todas las opciones, calcular los costes y estudiar los beneficios, priorizando aquellas que son más necesarias.

Si estás interesado a vender o alquilar tu vivienda, consulta aquí



GuinotPrunera 2019. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies