Así contribuirán los edificios a reducir la contaminación de los coches

La necesidad de rebajar la contaminación de elementos nocivos en el aire que los seres vivos respiramos cada día está provocando la aparición de múltiples tecnologías que contribuyen a este fin.

Las emisiones contaminantes de fábricas, edificios, vehículos e industrias de todo tipo ha tenido como consecuencia que los índices de productos perjudiciales para la salud en el aire no pare de aumentar.

Motores diésel

En el caso de los vehículos con motor de combustión, uno de los elementos más nocivos que emiten a la atmósfera, sobre todo en el caso de los diésel, es el óxido de nitrógeno (NOx).

Aunque en los modelos más modernos se ha logrado reducir sensiblemente la emisión de estos gases contaminantes, el hecho de que sigan lanzado al aire este compuesto continúa provocando preocupación entre los responsables de la lucha contra la contaminación atmosférica.

Impermeabilización

Por ello, desde la industria se desarrollan nuevas maneras de luchar contra este tipo de contaminación.

Una de las novedades es la instalación de láminas de impermeabilización especiales en las cubiertas de los edificios que tienen como principal característica, además de la de mejorar la eficiencia energética del edificio, la de eliminar del aire el NOx.

El sistema, desarrollado por Danosa, consiste en la colocación de unas láminas descontaminantes que, con la ayuda de la luz solar, absorben el óxido de nitrógeno y lo descomponen y lo eliminan con el agua de la lluvia.

Este fotocatalizador contiene un agente purificante que se activa por la radiación solar y está activo durante toda la vida útil de la impermeabilización.

Quinientos coches

El poder de limpieza del aire de este sistema es enorme y puede ser un medio muy eficaz para rebajar la contaminación producida por los vehículos diésel sobre todo en entornos urbanos.

De hecho, la colocación de una cubierta de unos 1.000 metros cuadrados con este tipo de sistema permitirá la eliminación del óxido de nitrógeno que anualmente emitan a la atmósfera más de 500 vehículos con motor diésel.

Nuevos y rehabilitados

Este tipo de soluciones se puede instalar tanto en los edificios de nueva construcción, que deben cumplir con las estrictas normas de eficiencia energética que ya están en vigor, como en los edificios en los que se lleve a cabo una rehabilitación. La mejora en la eficiencia energética que implica la colocación de este tipo de cubiertas, las convierte en un solución idónea para la mejora del impacto ambiental de los edificios.



GuinotPrunera 2020. Todos los derechos reservados  |  Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de Cookies